sábado, 18 de septiembre de 2010

La Historia Olvidada

Murieron sus Tres Ocupantes
Cayo Avión Canso En Chiguayante

En tragedia termino anticipadamente la extinción de un incendio forestal registrado ayer en la tarde en el cerro Manquimávida.
El avión Canso-31, matricula CC-CDS, se precipito sobre el predio Quinta Barra sin Nº de la Población Rene Schneider de Chiguayante, luego que la maquina perdiera el ala izquierda al rozar con un pino en instantes en que descargaba los 5.000 litros de agua almacenados en su estanque, sobre la zona amagada por el fuego. A consecuencia del impacto perecieron en forma instantánea el piloto del Canso, Carlos Paris Maldonado, 40 años, casado, 3 hijos ex comandante de la FACH, residente en Santiago, y el copiloto Rolf Taucher, de aproximadamente 40 años. Un tercer tripulante, el estudiante de Dibujo Técnico de la Universidad Estatal, Jaime López Morales, de 23 años, quien viajaba en calidad de observador de la CONAF, fue rescatado con vida de entre los humeantes escombros y trasladado en una ambulancia de la Posta de Chiguayante a la Asistencia Publica de Concepción. Pero en el trayecto dejo de existir. La catástrofe aérea ocurrió ayer, a las 15.20 horas. El Canzo estaba en acción desde el martes último. La CONAF recontrato los servicios a raíz de los persistentes incendios forestales a la Empresa Aeroservicios Parragué, de Santiago. Despego ayer, a las 14.20 horas, desde la loza de Carriel Sur. El plan de vuelo señalaba pasadas por el Cerro Manquimávida, de Chiguayante, donde estaba en ebullición un incendio forestal, apoyando los trabajos que desplegaban patrullas de la CONAF. El suceso pudo haber revestido mayor gravedad, considerando el reducido espacio donde fue caer la aeronave. (Siga en la pag. 9, Col, 6)…..

Con ese titular e introducción a la noticia en su pagina principal salía a circulación el Diario El Sur del lunes 9 de Abril de 1979, en donde se contaba del accidente del Avión Canzo que cayo a las faldas del cerro Manquimávida el domingo 08 de Abril de 1979 a las 15:30 horas, en la población Rene Schneider de Chiguayante, en esos años, población de escasas 150 viviendas aproximadamente. El mismo accidente del que yo conocía desde hace mucho, por historias familiares, como esa de que mis padres lo vieron desde arriba de un parrón junto con mi abuela, o de que mi tío lo vio desde su casa, ubicada en calle Bolzhauser, el mismo accidente del que hoy ya muy pocos se acuerdan o conocen. ¿Quién no ha visto la hélice que se encuentra en la plazoleta del cruce ferroviario de Chiguayante (el cruce de la línea entre O’Higgins – Sta. Sofía – M. Rodríguez), bueno es esa plazoleta que recuerda el accidente, y mas que eso, recuerda la acción heroica de quien piloteaba la nave, que como recuerdan los vecinos antiguos del sector, de no ser por él, el avión habría caído sobre las casas.

Plazoleta de la Hélice, Cruce Linea Férrea Chiguayante.

Monolito con placa recordatoria, Plazoleta de la Hélice, Cruce Linea Férrea Chiguayante.
Fotografía de 1987.

Diario El Sur, 9 de Abril de 1979.







El Lugar de la Tragedia.


Fotografía de 1979, que muestra el Accidente Aéreo.

Población Rene Schneider, 1979.


Lugar del Accidente, Población Rene Schneider, 2010.



Vista Satelital, Lugar del Accidente, Población Rene Schneider, Chiguayante
Vista Google Earth 2010.


Como trabajo de alto riesgo, no era de extrañar la posibilidad de incidentes de diverso tipo, así como de accidentes de mayor cuantía. Sin duda alguna, la mayor pérdida material y humana de la empresa ASPAR tuvo lugar el 8 de abril de 1979, en la localidad de Chiguayante, cuando el Canso A matrícula CC-CDS participaba en trabajos de extinción de incendio forestal. El piloto al mando era el sr. Carlos Paris Maldonado -un ex piloto de este tipo de aeronaves durante su servicio en la FACh-, y a consecuencia del impacto del ala izquierda con la copa de unos árboles ubicados en la cima del cerro donde se estaba trabajando, se desprendió el extremo del ala a unos 6 metros aproximadamente de la punta de la misma ala, precipitándose a tierra pero evitando una catástrofe mayor, ya que maniobró el Canso para evitar caer sobre una villa ubicada en esa área; esa acción costó la vida de los tres tripulantes al estrellarse el aparato pero no provocando desgracias personales a las personas en tierra.

El extremo que se desprendió del ala izquierda, quedó a una distancia de 600 metros del fuselaje, a 550 pies de altura, mientras que por causa del fuerte impacto los restos del avión quedaron diseminados en un radio de 60 metros; partes del fuselaje se incendiaron tras caer. Las conclusiones tras el accidente indicaron que no existió falla técnica en el mismo, ya que a raíz de la colisión se perdió control del avión, el que efectuó un viraje descendente hacia la izquierda, precipitándose al suelo desde una altura aproximada de 500 pies, y cayendo por un tramo de unos 600 metros. Se estableció que se efectuó una pasada de bombardeo más bajo de lo mínimo aconsejable, y en un rumbo no recomendado respecto al viento. (Operadores en tierra de CONAF, recomendaron erróneamente al piloto el cambió en la dirección de ataque a un ángulo no adecuado respecto del viento imperante en ese momento, hecho que sumado a la posición del fuego causo el desastre).

No era la primera vez que un hecho similar ocurrió a esta misma aeronave y su piloto, puesto que el 6 de marzo de 1976, el CC-CDS se dirigió a cargar agua tras despegar del aeródromo Carriel Sur de Concepción, con objeto de extinguir un incendio forestal en las cercanías de la Laguna San Pedro. Tras dos horas de operaciones en las que se efectuaron 24 lanzamientos (todos con su correspondiente toma de agua), se cambió la dirección de ataque en un ángulo de 90° respecto al viento, debido a la imposibilidad de continuar atacando en la dirección anterior (de sur a norte, con viento a favor) por la posición del fuego.

Justo en el momento en que se lanzaba el agua, comenzó una fuerte turbulencia que inclinó el ala de babor en un ángulo muy pronunciado. Tras el lanzamiento, y al observar los efectos del ataque, el piloto notó una rotura y abolladura cercana a la punta del ala izquierda, no percatándose del impacto en la maniobra de lanzamiento. La investigación posterior indicó que se había pasado a llevar la punta de un eucalipto que sobresalía por sobre los demás.

En la actualidad, existe un monolito que recuerda a los tres caídos, ubicado en la localidad de Chiguayante, el cual fue erigido por el Círculo de ex balmacedinos FACh en 1985 y que recuerda la inmolación del ex catalinero Carlos Paris Maldonado, en las cercanías del sitio en el que el Canso se estrelló. Lamentablemente, no ha escapado a la acción de vándalos que con sus rayados vapulean la memoria de tres personas que dieron su vida en cumplimiento de la protección de los bosques y evitaron una tragedia mayor ese día de 1979.

La inspección visual indicó que sólo había daños en el ala. El informe técnico de la DGAC indicó que se dañó una sección del borde de ataque izquierda, aunque el golpe no afectó partes estructurales del mismo. No se encontraron responsabilidades entre los tripulantes, ya que se consideró a la causal de este incidente como un hecho fortuito.

(El texto anterior pertenece a Alvaro Romero y son parte de su obra, Catalinas Civiles en Chile, inscripción N°178983.)


Avión Canso, en faenas de extinción de incendios forestales, Valdivia.

Carlos Paris Maldonado

Sobre la vida personal del Ex Comandante de Grupo de la FACH, pude recopilar muy poco ya que no se encuentra disponible su biografía, si se puede mencionar que era un hombre con basta experiencia y horas de vuelo en diferentes aeronaves, oriundo de Santiago, y que al momento del accidente era Comandante del avión cisterna Canso 31 de la Empresa ASPAR, y que durante su vida de servicio en la Fuerza Aérea de Chile (FACH), participo de importantes misiones de vuelo, así tenemos que el 21 de Mayo de 1960, horas después de ocurrido el terremoto de Valdivia de 9,5º en la Escala Richter , el Comandante de Escuadrilla en un avión Mentor T-34 de la FACH, fue el primer piloto en realizar puente aéreo y aterrizar en la pista, todavía en construcción, del Aeropuerto El Tepual de Puerto Montt, rescatando a personas damnificadas.

También podemos mencionar que estuvo presente en la fundación de Villa O'Higgins, en la Comuna de Baker, departamento de Chile Chico, de la Provincia de Aisen, según consta en su Acta de Fundación el 20 de Septiembre de 1966, bajo la presidencia de don Eduardo Frei Montalva.

El circulo de Ex-Oficiales y Sub Oficiales Balmacedinos, los que sirvieron en la Escuadrilla N°5 de Balmaceda, Base de la FACH, lleva el nombre de "Circulo de Ex Oficiales y Sub Oficiales Carlos Paris Maldonado", como un homenaje a la destacada trayectoria del piloto.

...Carlos Paris Maldonado, como tantos héroes anónimos que de una u otra forma han entregado su vida entera por nuestra hermosa Comuna de Chiguayante y por su gente, pasan al olvido de las generaciones. De esos años, en el sector quedan vivos muy pocos vecinos que presenciaran los hechos, otros un poco mas jóvenes han emigrado del sector o la Comuna, pero lo mas lamentable es que las nuevas generaciones desconocen totalmente estas historias de esfuerzo, entrega y valor.

Fuente, recopilación maxmorgado.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola muy buena recopilación de la historia, eh vivido toda mi vida en Chiguayante y nunca había escuchado esta historia completa, saludos me gusto el articulo.

maxmorgado dijo...

Gracias... se ha cumplido el objetivo, sigue visitando el Blog y sigue comentando....

jorganan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jorganan dijo...

Ese día yo estaba en el cerro Manquimavida viendo el combate del incendio y recuerdo como hoy cuando golpeo el ala un manojo de pinos que sobre salían y cae un trozo del ala junto a los pinos y el avión pierde el balance y se inclina hacia el ala intacta, se siente rugido de el motor cuando el piloto coloca toda la potencia para tratar de salvar la situación. No fue posible y a los pocos segundos veo como choca el avión contra el suelo a metros de una escuela y siento en la cara el calor de la explosión y se ve como se eleva el hongo. Recuerdo todo como hoy.

maxmorgado dijo...

gracias por tu comentario, sin duda el haber estado ahi es otra cosa; espero que este articulo te haya gustado y se apegue a la realidad.... sigue visitando y comentando.......saludos.

NN dijo...

Notable articulo, muy bien redactado, muy genuino.....yo recuerdo al Canso pasar sobre mi casa en manuel rodriguez con paicavi en concepcion con su barriga llega de agua cayendose (chorro blanco delgado).....hacia el sector del cerro la polvora, con el cartceteristico sonido de sus radiales a maximo poder casi.....inolvidable experiencia

Marcela Carvajal dijo...

fELICITACIONES POR EL ARTÍCULO!!, RECUERDO BIEN ESE TRÁGICO DÍA!, AUN QUE ERA MUY PEQUEÑA, PERO FUE TAN FUERTE EL ESTRUENDO Y SUS CONSECUENCIAS, QUE NO SE PUEDE OLVIDAR!, VIVA LA HISTORIA!

Paul C dijo...

Hola, yo era de Chiguayante, luego mi familia se movio a Santiago, ahora leo este articulo desde Londres.
Hasta ahora yo pensaba que el helice en el cruce correspondia a otro avion, pues recuerdo que hubo otro accidente parecido (quizas estoy equivocado) y para mi este accidente fue a fines de los 80. Que bueno ahora saber la historia verdadera.
Saludos desde Londres

sameth7 dijo...

muy buena informacion, siempre habia visto la helice, pero nunca me habia hecho la pregunta de su origen.... con blogs como estos la historia nunca muere

Anónimo dijo...

hola,muy buena lo que has escrito,yo aun recuerdo ese dia solo tenia 4 años cuando vi estrellarse el avion,estaba ese dia parado sobre la ventana mirando lo sucedido,vivia en una casita en el cerro y mas arriba habia otra casa,bueno el avion paso por el costado izquierdo de mi casa, callendo en la cancha,recuerdo que al ir al colegio pase por ahi vi como el avion estaba una parte en la cancha y la otra al otro lado de la calle,es bueno saber de esta historia hoy supe quienes eran los que fallecieron y creo que nunca olvidaremos su acto heroico...

Carla dijo...

Mis papas me habían contado la historia sobre la hélice, porque siempre preguntaba porque estaba esa hélice ahí y siempre iba a jugar a esa plaza ya que yo vivía al frente de la plaza... Muy buen artículo y muy buen blog

Anónimo dijo...

Muy buena me trajo muchos recuerdos de mi infancia en ese momento tenia 4 y vivia a cinco casas del accidente y a lo mejor no estaria aqui muy buen trabajo los felisito hector reyes

Anónimo dijo...

Yo vi todo el accidente del avión canso tenia 10 años. Los aviones canso eran dos el fuego era incontrolable habían arto viento y mucho humo el avión canso choco con un pino alto y grueso pero el piloto no lo vio por lo espeso del humo, luego se desprendió el ala empezó a dar vueltas en circulo hasta que cayo se sintió un gran estruendo como una explosión, yo tenia 10 años, con mi papa cruzamos la linea, ya que yo vivía cerca de la estación de chiguayante, y fuimos a la población Rene schnaider y vimos el avión envuelto en llamas, tratamos de hacernos pero los demás no nos dejaron porque podía explotar de nuevo llego bomberos y una ambulancia, carabineros, vida como sacaban los cuerpos sin sus piernas, había uno que estaba con vida y preguntaba si alguien de los vecinos habían salido herido , el pobre estaba todo quemado y sin sus piernas, después se supo que había fallecido camino al hospital, cuando los sacaron la gente les aplaudía como héroes, hoy tengo 46 años y todavía los recuerdo, le digo a sus familias que ellos murieron como héroes de chiguayante y porque no se les recuerda, mi nombre es Fernando Valenzuela ni numero es75775164